NARCOANALISIS

NARCOANALISIS
 
La entrevista con amobarbital sódico (amital sódico) fue introducida por Bleckwenn en 1930, como una técnica específica para el tratamiento de los pacientes psicóticos (Bleckwenn W. 1930). En 1932, Lindemann demostró posibles beneficios de dosis subnarcóticas de la droga, para la entrevista con población no psicótica (Lindemann E. 1932). Términos como narcoanálisis, narcosíntesis, narcosugestión, narcocatarsis,  narcoterapia, hablan de técnicas psicoterapéuticas asistidas por drogas.

         El procedimiento deriva de la premisa de que la creación de un estado alterado de la conciencia, facilitará el diagnóstico y tratamiento de enfermedades mentales. Con este fin se han usado alcohol, éter, óxido nitroso, barbitúricos,  alucinógenos. En la actualidad los más empleados son los barbitúricos tiopental y amobarbital sódicos. Policialmente a este procedimiento se le conoce como suero de la verdad. La información obtenida con narcoanálisis no siempre es verdad. La forma como se realizan las preguntas debe ser neutra, es decir, no deben sugerirse respuestas.

El tratamiento generalmente es agradable; el paciente desde el inicio siente alivio; esta sensación de bienestar puede prolongarse por horas, lo que puede considerarse una acción farmacológica propia.

   La entrevista con amobarbital es una técnica valiosa para pacientes específicos, es una evaluación psiquiátrica rápida y con orientación terapéutica. Como diagnóstico, su principal utilidad se dirige a la entrevista de pacientes mutis­tas estuporosos, el efecto desinhibitorio del amital sódico favorece que el mutista responda, facilita que el estupo­roso alcance un estado cercano a la vigilia. Luego de la administración de amobarbital endovenoso, se han encon­trado resultados dramáticos, con mejoría de los síntomas catatónicos, lo que da  valor diagnóstico; el paciente regresa a sus condiciones originales cuando cesa el efecto del barbitúrico. En el estupor hist­érico la entrevista con amobarbital    tiene    efectos diagnósticos y terapéuticos. El paciente depresivo al que se le administra amobarbital, parece estimularse, habla más y su tonalidad  humoral tiende a normalizarse. El paciente esquizofrénico será menos reservado y posiblemente exprese síntomas nuevos. El paciente orgánico se torna muy confuso y sus facultades cognitivas se deterioran. Sergant y Slater encontraron que  la entrevista con amobarbital fue el modo más rápido y conveniente para obtener explicación del trauma, y la mejoría de los síntomas en los trastornos de stress postraumático (Sergent W. and Slater E. 1940).

   Se ha propuesto la entrevista con amobarbital para la recuperación de la memoria en amnesia psicógena y en estado de fuga, también en la recuperación funcional de los trastornos conversivos.

   Se ha usado la narcoterapia para el examen inicial de pacientes con enfermedad mental incapacitante, que serán posteriormente sometidos a terapia de conducta sin drogas para aliviar los síntomas, y que previamente no se había podido establecer la relación existente entre la historia vital de los pacientes y su psicopatología, con sus subsecuentes síntomas físicos (Feldman J. and Meyding G. 1982).

   CONTRAINDICACIONES MÉDICAS:

    Presencia de infección respiratoria superior o inflamación que pudiera ocasionar interrupción de la ventilación. Evidencia de daño hepático o renal. Hipotensión. Deterioro del funcionamiento cardíaco. Historia de porfiria. Adicción barbitúrica. Rechazo activo del procedimiento por parte del paciente.

Se recomienda tener a la mano un equipo de resucitación cardiopulmonar.

   Previamente el paciente y la familia deben haber sido informados de lo que será realizado y de sus propósitos; se deben responder preguntas destinadas a aclarar las dudas y las malas interpretaciones. Se debe obtener consentimiento escrito del paciente o de su familia.

   Son raros los efectos adversos  del amobarbital, sin embargo, el riesgo de espasmo laríngeo ha sido reportado en dosis sub­anestésicas. Excitación paradójica es muy rara y puede motivar el cese del procedimiento. La dosis máxima de amobarbital requerida para una entrevista útil es un gramo y no debe ser excedida.

 

TÉCNICA:

1) El paciente debe estar acostado.

   2) Se debe explicar de nuevo al paciente que la medicación lo relajará y le permitirá conversar.

   3) Se debe colocar venoclisis.

   4) Se debe administrar solución de amobarbital sódico al 5% (0,5 gr. de amital en 10 ml. de agua estéril), no más de 1 ml/min. (50 mg /min.) para prevenir el sueño o una depresión respiratoria rápida.

5) Entrevista:
a) Con un paciente que habla, se debe  iniciar con tópicos neutrales, para después aproximarse gradualmente a las áreas traumáticas de culpa o de posible depresión.
b) Con un paciente mutista, mediante técnicas sugestivas se sentirá dispuesto a hablar; puede ser útil iniciar con hechos conocidos acerca de la vida del paciente.

6) Se continuará la infusión hasta que aparezca  nistagmo lateral rápido y sostenido o sea observada somnolencia; dificultad del habla también puede ser obser­vada en este momento. La sedación generalmente es alcanzada entre 150 mg (3 ml) y 350 mg (7 ml); en el anciano o en el paciente orgánico la sedación se puede alcanzar con 75 mg (1,5 ml). La insinuación a hablar en este momento tendrá su efecto mayor.

7) Debe mantenerse el nivel de narcosis con administración de amital de 0,5 a 1 ml cada 5 min.

   8) Se conducirá la entrevista como cualquier entrevista psiquiátrica, pero con algunas advertencias:

  1. La aproximación al material traumático debe ser gradual, se debe trabajar con él, haciendo al paciente repetir en busca de detalles y expresión de sentimientos; deben registrarse las reacciones  del paciente.
  2.  En el paciente mutista o inhibido verbalmente, no presionar sobre áreas que normalmente son inhibidas; prevenir la aparición de sentimientos de pánico durante la entrevista.

   9) Terminar la entrevista cuando el material importante se ha produ­cido, con frecuencia a los 30 min en el paciente mutista, o cuando las metas terapéuticas han sido alcanzadas, algunas veces una hora. El paciente se mantendrá acostado al menos por 15 minutos hasta que camine acompañado (Perry Ch. and Jacobs D. 1982).

 

BIBLIOGRAFIA

BLECKWENN W. Narcosis as Therapy in Neuropsychiatric Conditions. JAMA. 95: 1168-1176. 1930.

   DYSKEN M. et al. Clinical Uselfulness of Sodium Amobarbi­tal Interviewing. Archives General Psychiatry. 36: 789-794. 1979.
   FELDMAN J. and MEYDING F. Use of The Amobarbital In-terview to Determine Appropiate Behavior Therapy. American Journal of Psychiatry. 139: 5: 676-677. May 1982.

LINDEMANN E. Psychological Changes in Normal and Abnormal Individuals Under the Influence of Sodium Amytal. American Journal of Psychiatry. 88: 1083-1091. 1932.0

   PERRY CH. and JACOBS D. Overview: Clinical Applications of the Amytal Interview in Psychiatry Emergency Settings. American Journal of Psychiatry. 139: 5: 552-559. May 1982.

   SERGENT W. and SLATER E. Acute War Neuroses. Lancet 2: 1-2. 1940.

 


Menu Principal
Perfil Profesional
Psiquiatria Forense
Psiquiatría de Enlace
Psiquiatría Para Estudiantes de Médicina
Prevalencia de las Disquinecias Tardías
Uso De Sustancias Adictivas En Pacientes De Psiquiatría De Enlace
Terapias Biológicas En Psiquiatría
Algunos Trabajos Tutoreados (Resumenes)
Tesis - Riesgo Suicida en los Médicos Cursantes de Postgrado en el Instituto Autónomo HULA
Tesis - Incidencia de Déficit Cognitivo y Demencia en pacientes sometidos a Reanimación Cerebro...
Tesis - Trastorno De Personalidad En Consumidores Compulsivos De Heroína Y Crack. Fundación José ...
Tesis - Sindrome de Desgaste Profesional en Estudiantes de Postgrado HULA


 






©Sanliz 2008