LOS ANTIPSICÓTICOS ATÍPICOS

LOS ANTIPSICÓTICOS ATÍPICOS

Son fármacos antipsicóticos con las siguientes características fundamentales:
Eficacia superior que los típicos o tradicionales para síntomas positivos o negativos de la esquizofrenia.
Baja incidencia de síntomas extrapiramidales y discinesias tardías.
No alteran los niveles de prolactina.
Efectos metabólicos mínimos. (Wikinski S. y Jufe Gabriela 2005).

Mencionaremos los siguientes: Clozapina. Risperidona. Olanzapina. Ziprasidona. Quetiapina. Aripiprazol. También se encuentran: Paliperidona. Asenapina. Lloperidona. Sertindol. Zotepina. Amisulpride. Bifeprunox. Melperona.

         Dibenzodiazepinas: clozapina, olanzapina, quetiapina, zotepina, amozapina.
Benzisoxasol: risperidona
Benzamidas sustituidas: amisulpride, remoxisulpride.
Benzotiazolilpiperazinas: ziprasidona.
Arilpiperiditindoles: sertindol

         Los antipsicóticos atípicos son potentes bloqueadores de receptores 5-HT2A y bloqueadores débiles de los D2, estimulan los receptores 5-HT1A.

         Pacientes con trastorno bipolar tratados con más de un antipsicotico de segunda generación, no evoluciona mejor que aquellos tratados con una droga y los efectos colaterales son peores. La politerapia se asocia con desventajas, incremento de efectos adversos, incremento del uso de servicios de salud (Brooks J. 2010).

         Los antipsicóticos han sido asociados con riesgo incrementado para la aparición  de diabetes. La rata varía entre drogas antipsicóticas de segunda generación (olanzapina, risperidona, clozapina) baja a moderada. Ziprasidona y sertindol dos veces más. Amisulpride, quetiapina y aripiprazol no producen incremento significativo. Tanto para antipsicóticos de primera como de segunda generación la incidencia de diabetes se incrementa con el número de prescripciones. Adicionalmente, la incidencia de diabetes se incrementa con el número de drogas antipsicóticas combinadas.
Es importante que pacientes con esquizofrenia o trastorno bipolar tengan riesgo incrementado para desarrollar diabetes. La predicción del desarrollo de diabetes mellitus no puede hacerse sólo sobre el antipsicótico elegido. El médico necesitará monitorear todos los factores de riesgo cardiometabólico cuando trata pacientes con esquizofrenia o trastornos del humor, particularmente cuando prescribe medicación que puede asociarse con ganancia de peso, y la casi inevitable cascada de secuelas metabólicas en individuos vulnerables a desarrollarlos (Kessing LV 2010).
Estudios han dado como resultado que no hay razón para cuestionar la inocuidad cerebrovascular de antipsicóticos atípicos en adultos ancianos con demencia. Aunque los antipsicóticos tradicionales parecen estar asociados con riesgo cardiovascular más alto, el riesgo desaparece después que el uso es descontinuado. Antipsicóticos atípicos pueden ser considerados inocuos con respecto a riesgo cerebrovascular al comparar con los tradicionales para uso en personas de 65 años y más con demencia (Laredo L. 2011)

Clozapina

Definición: Es el primer antipsicótico efectivo en la clínica que posee  un perfil atípico.
Comparado con los NL clásicos:
-Tiene una afinidad menor por los receptores D2
-Se relaciona más con los receptores D1
-Actúa selectivamente  sobre sistemas neuronales dopaminérgicos corticales y mesolímbicos.
-Bloquea receptores 5-HT2
-No tiene efectos extrapiramidales
-Tiene efectos sobre otros sistemas de NT (Norepinefrina, acetilcolina)
-Produce poca disfunción sexual y reproductiva
Historia: Fue sintetizada por Wander Laboratories (Berna. Suiza) en 1958 por el grupo del Dr. F. Hunziker, quienes realizan el primer ensayo clínico en 1962 con resultados clínicos como antipsicótico halagadores. En 1962 se comercializa en Suiza. Entre 1962 y 1972 se reportaron cuatro casos de agranulocitosis uno de los cuales falleció. En 1975 son reportados en Finlandia 16 casos de agranulocitosis de los cuales fallecen ocho, esto origina la retirada del fármaco en muchos países y el uso restringido en otros. En 1988 el grupo del profesor John M. Kane publicó el estudio “U.S. lozaril Multicentre Trial” que hizo posible la reintroducción  de la clozapina en E.E.U.U. en febrero de 1990. En 1991 en el Reino Unido se le concedió a Sandoz la autorización para el tratamiento con clozapina en pacientes esquizofrénicos resistentes al tratamiento convencional, bajo un estricto control de leucocitos. En 1997 se constituyó Novartis que se hizo cargo de la comercialización de clozapina. (Forumclinic Programa Interactivo para Pacientes
www.forumclinic.org/actualidad/clozapina-leponex ).

Estructura química: Es una dibenzodiazepina tricíclica clasificada como un agente antipsicótico atípico. 8-cloro-11-(4-metil-1piperacinil)-5H-dibenzo [6, e][1,4] diazepina.

Efectos secundarios:
El riesgo de que produzca síntomas extrapiramidales agudos o subagudos es pequeño.
Los efectos anticolinérgicos pueden producir manifestaciones en ancianos.
Puede disminuir el umbral convulsivo,  este efecto se incrementa con  dosis  altas 600- 900 mg/día. La incidencia de convulsiones basadas en la dosis diaria es 1-2% con menos de 300 mg, 3-4% entre 300- 599 mg, 5% entre 600-900 mg. Pueden aparecer alteraciones EEG de tipo espiga y onda cuando la dosis es incrementada de manera rápida o con dosis mayores de 600 mg/día.
Están descritos como efectos secundarios, Xerostomía, visión borrosa, alteraciones en la regulación de la temperatura y sudoración.
Puede producir aumento de peso,   cuando se usa se recomienda,  control de peso, de índice de masa corporal, y de problemas de salud relacionados con la obesidad.
Puede producir aumento de glicemia hasta aparición de diabetes tipo II.
Puede tener efectos sobre niveles séricos de lípidos,  se recomienda control trimestral de estos.
Se decribe el llamado síndrome metabólico. La administración de fármacos atípicos se asocia a una frecuencia  elevada de ganancia de peso, hiperglicemia o franca diabetes, e hiperlipidemias, notable con APs como Olanzapina y clozapina, se ha concluido que los APs inducen en grado variable el desarrollo del síndrome metabólico (sindrome de resistencia a la insulina). La clozapina se asocia a un riesgo elevado de disfunción metabólica y los APs típicos a un riesgo mínimo (Serrano A. y otros 2008).

Clozapina, olanzapina y es posible que la quetiapina pueden asociarse con el riesgo de desencadenar diabetes o descontrol de la glucosa en el suero. El mecanismo propuesto para la inducción de diabetes es el antagonismo de varios NT receptores de insulina. En varios casos la cetoacidosis diabética ha sido el síntoma de presentación (Liebzeit K. 2001).

 Tiene afinidad por receptores alfa 1 adrenérgicos por lo que puede producir hipotensión ortostática.
La clozapina puede producir inversión de ondas T, que no tienen importancia clínica relevante.
Está descrita la posibilidad de miocarditis con prolongación del segmento QT, este efecto se presenta en raras ocasiones.
Aunque la miocarditis por clozapina es bastante rara, puede producirse en mayor medida durante las primeras ocho semanas de tratamiento, período durante el cual debe investigarse de manera activa.  Buscar eosinofilia en los hemogramas que se harán semanalmente en las primeras semanas de tratamiento, cuando sea necesario realizar enzimas cardíacas, ECG, evaluación cardiológica (Castañeda Ramírez J. 2011).
Un tercio de los pacientes tratados con clozapina presentan hipersalivación,  desaparece con el tiempo o con disminución de la dosis.
Hipertermia,  ocurre entre el 10 y el 15% de los pacientes, se han reportado algunos casos de SNM con clozapina.
La clozapina tiene un riesgo alto de producir agranulocitosis y leucopenia, lo que indica control hematológico semanal y en ocasiones hasta dos veces a la semana, el período de mayor riesgo está entre las semanas 5 a 25. Dos de tres pácientes que presentan agranulocitosis son mujeres. Parece ser que existe una correlación entre el metabolito norclozapina en plasma y los efectos negativos sobre la cuenta de neutrófilos. Cuando se suspende la clozapina la hematología regresa a la normalidad de manera progresiva,  este efecto limita el que la clozapina se use como primera elección. Cuando se decide usar clozapina deben hacerse las advertencias correspondientes a la familia y al paciente.

En Venezuela las autoridades establecen que cuando el contaje leucocitario es menor o igual a 3.500/mm3, o se presenta una caída sustancial del contaje, realizar contaje semanal. Cuando el contaje blanco es menor a 3.000/mm3 y/o neutrófilos entre 2.000 y 1500/mm3 el control debe realizarse dos veces por semana. Es imperativo suspender el tratamiento cuando el contaje leucocitario es menor a 3.000 o los neutrófilos menos de 1.500/mm3. El paciente en  estas circunstancias debe ser tratado por un hematólogo. (www.inhrr.gob.ve/pdf/junta/31.JuntaRevisoradeProductos Farmacéuticospdf 13 10.1999 M.S.D.S).

El potencial teratógeno es bajo.

El recién nacido y el lactante de madre que ha recibido clozapina durante el embarazo puede presentar sedación y el síndrome del lactante flácido, en estas circunstancias para suspenderla debe evaluarse el riesgo beneficio.
La clozapina presenta fotorreacciones tales como la ruptura homolítica (homolisis es la ruptura de un enlace químico, en el que cada átomo participante del enlace retiene un electrón del par que constituía la unión, formándose dos radicales libres) del enlace piperazinil-diazepina produciendo cuatro fotoproductos.
La clozapina es fotolábil a UV-A y UV-B en condiciones aeróbicas, con la formación de oxígeno y su peróxido (Vargas F., Rivas C. y otros 2001).

Ha sido descrita asociación entre uso de drogas antipsicóticas y riesgo de tromboembolismo venoso. El riesgo incrementado fue más marcado entre los nuevos usuarios y aquellos tratados con antipsicóticos atípicos. Un cuarto de los pacientes que presentan tromboembolismo venoso mueren en una semana, casi un tercio de los sobrevivientes experimentan efectos prolongados. Hay discrepancia en los resultados de diferentes estudios.
Han sido sugeridos como mecanismos: incremento de agregación plaquetaria, concentraciones de anticuerpos anticardiolipinas, exacerbación de extasis venoso.
En un estudio caso control basado es estadísticas de clínicas de cuidados primarios, en 115.000 personas en el U.K., se encontró 32% de incremento del riesgo de tromboembolismo venoso en individuos tratados con antipsicóticos en los últimos 24 meses.  
Estudios recientes han confirmado incremento del riesgo de eventos serios y mortalidad entre personas con demencia tratados con estas drogas por problemas de conducta. Las drogas antipsicóticas deben ser usadas con más cautela para, náuseas, agitación, etc., en especial en pacientes con riesgo de tromboembolismo. Los pacientes deben estar informados sobre el balance riesgo/beneficio antes de iniciar tratamiento: edad,  comorbilidad tabáquica, uso de drogas (Parker C. 2010).   

Farmacocinética: La farmacocinética de la clozapina  varía según el individuo tratado. Se puede administrar por VO y parenteral.

La absorción digestiva es rápida y completa, de 90 a 95%. La absorción  no se modifica por la ingestión de alimentos.

Los alimentos intensifican la circulación entero-hepática. Es metabolizada en el hígado en primer paso, esto determina que sólo 25% a 50% de la dosis alcanza la circulación sistémica. Se metaboliza a través del sistema microsomal hepático con enzimas CYP1A2 y CYP3A. Tmax de 1 a 6 horas.

Las concentraciones plasmáticas son  variables,  dependen de factores como el tabaquismo, el metabolismo hepático, la absorción gástrica, la edad, el género. Las mujeres y los ancianos muestran mayores concentraciones plasmáticas de clozapina y sus metabolitos que las obtenidas en pacientes de menor edad.

Unión a proteínas plasmáticas de 95%.

Se excreta metabolizada, por heces 40%, por orina 50%. Se excreta en leche materna.

Existen dos metabolitos principales, destaca la desmetilclozapina (norclozapina) que tiene actividad terapéutica.

La semivida de eliminación es de 12 horas, sin embargo, se dice que oscila entre 6 y 33 horas.

El pico sérico plasmático se alcanza alrededor de las dos horas, en un régimen posológico de dos tomas diarias.

El estado de equilibrio se alcanza entre 7 a 10 días de iniciado el tratamiento.

Atraviesa la barrera hematoencefálica.

Hay indicios de que penetra en la circulación fetal en cantidades significativas in útero y por la lactancia.
El efecto terapéutico se inicia luego de varias semanas, pueden requerirse meses para alcanzar la respuesta máxima. (www.hipocampo.org/clozapina.aspwww.iqb.es/cbasicas/fema/fema04/c100.htm).

Farmacodinámica: Investigaciones realizadas proponen que los antipsicóticos atípicos aumentan la liberación de dopamina en corteza prefrontal e hipocampo, en ambas zonas aumentan la liberación de acetilcolina.

La clozapina actúa sobre el sistema dopaminérgico mesolímbico, es relativamente inactivo en el sistema estriatal. La clozapina puede bloquear receptores específicos dopaminérgicos, su actividad antipsicótica pudo ser consistente con un  mecanismo antidopaminérgico de acción (Janicak P y otros 1993).

Los antipsicóticos atípicos presentan un elevado antagonismo a los receptores de dopamina D2, D3, D4 y de serotonina 5HT2A, 5HT2B, 5HT2C, de norepinefrina alfa1adrenérgico, de acetilcolina M1 a M4 y de histamina H1. Se sugiere que el polimorfismo del gen del receptor a serotonina 5HT2A, determina en algunos casos una variación funcional de estos receptores modificando parcialmente la afinidad de medicamentos, la expresión del receptor,  afectan en consecuencia la respuesta clínica al antipsicótico (Nicolinui H. 2001).

Usos en terapéutica psiquiátrica: La prescripción debe realizarse por un psiquiatra y  en Venezuela participar en el programa de monitoreo del producto. El tratante debe notificar cualquier evento adverso ocurrido tras la administración del medicamento.
 
Se ha considerado que tiene eficacia superior a los otros antipsicóticos, con mejores resultados tanto en los síntomas positivos como en los negativos de la esquizofrenia. Es el antipsicótico de elección en la esquizofrenia resistente a tratamiento farmacológico. En pacientes que no han respondido o que han tenido una respuesta parcial a dos ensayos terapéuticos con antipsicóticos de diferente clase química, durante al menos tres semanas,  a dosis de 1.000mg de CPM o equivalente,   debe pensarse en el uso de clozapina. En la actualidad se ha ido difundiendo el uso de antipsicóticos atípicos como fármacos de primera línea de tratamiento, en muchas partes se han dejado de usar los antipsicóticos típicos o tradicionales. Alrededor del 30% de los pacientes resistentes a tratamiento no responde o tiene una respuesta insuficiente con clozapina.  Ha sido recomendado su uso en pacientes con ideación o conducta suicida persistente que no han respondido a otros tratamientos. La clozapina es útil en conducta violenta de esquizofrénicos, también es útil en pacientes esquizofrénicos consumidores de sustancias, se ha dicho que limita el uso de drogas, alcohol y cigarrillos.  Una prueba de tratamiento con clozapina debe durar al menos tres meses con dosis terapéutica.

El rango terapéutico de dosis es de 300-400 mg/día, Se ha establecido como dosis oral máxima 900 mg/día. El tratamiento con clozapina debe iniciarse entre 25 y 50 mg/día, se debe aumentar progresivamente hasta alcanzar la dosis deseada entre dos a cinco semanas. En ancianos las dosis iniciales deben ser alrededor de 6,25 mg/día con aumentos de 6,25 mg cada 4 días. En ancianos la tendencia es usar clozapina sólo cuando es estrictamente necesario porque existe la tendencia a la aparición de cuadros residuales, además el riesgo de agranulocitosis es mayor que en pacientes jóvenes. La clozapina es eficaz y tolerable en niños y adolescentes. En Venezuela no está recomendado usarla en menores de 18 años, además no se recomienda la administración durante embarazo y lactancia. Cuando la clozapina sérica excede los 1.000 ng/ml se incrementan los efectos adversos sobre el SNC. Ha sido planteado como ventana terapéutica los rangos entre 350-750 ng/ml.

Autores han comparado los resultados de nueve años, de 160 individuos con tratamiento de primer episodio de esquizofrenia o trastorno esquizofreniforme tratados en un centro de salud mental en Beijing China.
Fueron asignados al azar a clozapina o CPM con benztropina, con seguimiento superior a dos años. Los individuos en ambos grupos tardaron igual cantidad de tiempo en remisión durante el período de seguimiento. No hubo diferencias significativas en otras medidas de severidad de la enfermedad. No hubo diferencias significativas entre los dos grupos en otros efectos secundarios. El grupo de clozapina estuvo más tiempo en medicación a la que fueron asignados originalmente. Se interpreta como ventaja de tolerabilidad para la clozapina. El estudio concluyó que la clozapina no tiene un efecto modificante de la enfermedad, por ejemplo protectivo, cuando se administra en el primer episodio psicótico, ni confiere un valor tardío a individuos en el curso subsecuente de su enfermedad (Girgis RR 2011).
La clozapina puede reducir el uso de cannabis entre pacientes con esquizofrenia así como los trastornos producidos por el uso de cannabis entre pacientes con esquizofrenia.
Estudios no controlados proveen evidencia de que pacientes tomando clozapina tienen más alta rata de remisión de trastornos por cannabis y alcohol.
Investigadores han encontrado que sujetos tomando clozapina usaron menos cannabis que pacientes con otros grupos de antipsicóticos (Brunette M. 2011).    

Algunos pacientes con trastornos afectivos que no han respondido de forma satisfactoria a su tratamiento, han mejorado de forma rápida y significativa con clozapina.

La clozapina resultó eficaz como coadyuvante de los tratamientos usuales en pacientes bipolares o con trastorno esquizoafectivo refractarios a la administración de ácido valproico, litio, carbamazepina, neurolépticos, combinaciones de estos fármacos o terapia electroconvulsiva (Wikinski Silvia y Jufe Gabriela 2005).

La clozapina puede usarse de forma satisfactoria en pacientes delirantes, en trastornos bipolares y en trastornos depresivos, también en enfermedades neurológicas en las que aparecen síntomas psicóticos acompañando al cuadro orgánico como: Parkinson, demencias que son sensibles a los efectos extrapiramidales de los antipsicóticos (//es.wikipedia.org/Wiki/clozapina).

La clozapina es ventajosa  en la reducción de comportamientos agresivos y suicidas así como en el tratamiento de polidipsia compulsiva y en la reducción de comorbilidad con abuso de sustancias.
La clozapina sólo debe usarse en pacientes que estemos seguros que realizarán los controles hematológicos semanales los primeros cuatro meses y mensuales mientras dure el tratamiento.

La suspensión brusca de clozapina no debe producir efectos adversos serios, sin embargo, el sentido común indica una reducción gradual durante varios días. Se ha dicho que en algunos casos la descontinuación brusca puede ocasionar: molestias gastrointestinales, síntomas extrapiramidales, ansiedad, y síntomas psicóticos como alucinaciones. Existe relación entre los síntomas de descontinuación y la disminución de los niveles plasmáticos de clozapina (www.arsxxl.com).

Para sustituir terapia con clozapina por otro antipsicótico es recomendado reducir 50 mg/semana. Se inicia el nuevo antipsicótico cuando la clozapina está al 50% de su dosis máxima original, se recomienda un entrecruzamiento con clozapina en 8 semanas. En caso de cambiar un antipsicótico convencional de depósito IM a un atípico por VO se administra el nuevo fármaco el día que correspondía la siguiente dosis parenteral (Castillo A. 2007). Para sustituir la terapia de NL típicos por clozapina, se debe disminuir la dosis del NL en un período de una semana y luego de suspendido por 24 horas se inicia el tratamiento con clozapina.

En Venezuela se establece que el tratante debe informar por escrito al paciente o a su representante legal sobre beneficios/riesgos de la terapia.

  Contraindicaciones: No se debe usar en pacientes con: neutropenia, con recuento bajo de leucocitos, o con antecedentes de haberlos presentado alguna vez. Antecedentes de inducción por clozapina de agranulocitosis o severa granulocitopenia. Uso concomitante con otras drogas que causen agranulocitosis o depresión severa de médula ósea  
Trastornos mieloploriferativos.
Epilepsia no controlada.
Depresión severa del SNC, estados comatosos.
(Winter/Spring 2005)
Alcoholismo crónico. Psicosis alcohólicas u otras psicosis tóxicas.  Intoxicaciones medicamentosas.
Alteracion severa de la función renal o cardíaca.
Enfermedad hepatoactiva y progresiva. Insuficiencia hepática (www.eutimia.com/psicofármacos/antipsicóticos/clozapina.htm).
Alergia a la clozapina y/o fenotiazinas.
Feocromocitoma. (www.hipocampo.org/clozapina.asp).
Imposibilidad de análisis sanguíneo periódico.
Ileoparalítico (www.infoductor.org/vedemecum/index.php/clozapina#4.3)____contraindicaciones.

Pacientes inmunológicamente comprometidos por enfermedades como tuberculosis o SIDA, tienen aumentado el riesgo de agranulocitosis (Robert Hales y otros).  ­­­­

Interacciones: Existen evidencias de que los Inhibidores Selectivos de Recaptación de Serotonina (ISRS) especialmente la fluvoxamina, pueden incrementar la concentración plasmática del antipsicótico y su metabolito principal norclozapina, con el riesgo de aumentar sus efectos adversos.

El uso conjunto de clozapina con BDZ puede incrementar el riesgo de sedación, somnolencia,  disminución del nivel de conciencia, colapso severo,  paro cardíaco o respiratorio.

Aumento del riesgo de SNM: Litio.

L

Aumento de efectos centrales. Depresión aditiva del SNC e interferencia del comportamiento cognitivo y motor: Alcohol, IMAOs, Depresores del SNC.

Aumentan el riesgo o gravedad de la supresión de la médula ósea:
Carbamacepina, Cloranfenicol, Sulfonamidas, Analgésicos pirazolónicos como fenilbutazona, Penicilamina, Agentes citotóxicos, antipsicóticos inyectables depot.

Adición de actividad anticolinérgica: Anticolinérgicos.

Potencian efecto hipotensor por antagonismo de efectos simpáticomiméticos: Antihipertensivos.

Aumento de las concentraciones plasmáticas de estos fármacos por desplazamiento de sus proteínas plasmáticas: Warfarina, Digoxinas.
Disminución en las concentraciones plasmáticas de clozapina: Fenitoína.
(Vademecum.es.leponex interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción).   www.vademecum.es/medicamento/farmacología/N05/2233/2/4/5/interacciones/leponex.html

El uso conjunto de litio con clozapina aumenta el riesgo de agranulocitosis (Wikinski 2005)

La clozapina no se usa de manera concurrente con la Terapia Electroconvulsiva.

GLOSARIO

Trombomodulina: Proteína inhibidora del estado precoagulable en la microcirculación. Presente en la membrana externa de la célula endotelial, minimiza la activación de plaquetas y la coagulación, elimina o destruye trombos.

Alanina-aminotransferasa ALAT: Transaminasa glutamicopirúvica.

Aspartato-aminotransferasa ASAT: Transaminasa glutámico oxalacética.

Cetoácidos: Ácidos orgánicos que contienen grupo cetona y grupo carboxílico.

Creatincinasa: Enzima del músculo esquelético, miocardio,  tejido cerebral. Cataliza la transferencia de un radical fosfato de la fosfocreatina al ADP y produce creatina y ATP.

Creatina: Ácido orgánico nitrogenado que se encuentra en músculos y células nerviosas, derivado de aminoácidos, arginina, glicina, metionina, fuente para generar ATP y proveer de energía a células musculares.

Gammaglutamiltransferasa: Enzima que cataliza reversiblemente, la transferencia de un grupo glutamil de un glutamil-péptido y un aminoácido hasta un péptido y un glutamilaminoácido. Evalúa función hepática, enfermedad hepática colestásica. Presente en membranas celulares de muchos tejidos: riñón, conductos biliares, páncreas, hígado, bazo, corazón, cerebro, vesículas seminales.

Apolipoproteína B: Las apolipoproteínas son componentes estructurales de las lipoproteínas plasmáticas,  juegan un papel importante en la regulación del metabolismo. La apolipoproteína B tiene un gran peso molecular, presente en VLDL  (LMBD) (lipoproteínas de muy baja densidad) y LDL 0,8 – 1g/l., se correlaciona con valores de colesterol total y HDL, participa en la regulación del colesterol sanguíneo. Es el principal constituyente proteico de la vía aferente del colesterol a los tejidos periféricos.

TNF: (Tumor Necrosis Factor) Sustancia del grupo de las citoquinas, liberada por células del sistema inmune, interviene en artritis reumatoide y otras patologías. Se relaciona con GB, endotelio y otros tejidos.

LACTATODESHIDROGENASA: Oxidoreductasa, piruvato reducido a lactato. Metabolismo energético anaerobio.

FARMACOCINÉTICA NO LINEAL: Describe la distribución en el organismo, de una droga en función del tiempo. La absorción, la distribución, el metabolismo, la excreción, varían a diferentes concentraciones o dosis administradas.

FARMACOCINÉTICA LINEAL: Al graficar la relación de los distintos factores implicados (dosis, concentración plasmática, eliminación) la representación gráfica es una recta. Después de la administración IV la concentración sanguínea en función del tiempo, varía en forma directa con la dosis administrada. Si la dosis de un fármaco produce un valor determinado, una dosis doble o triple producirá un valor también doble o triple. 

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

ALFONSO VELASCO MARTIN. Compendio de Psiconeurofarmacología. Books.google.co.ve/books?id.

BROOKS J. Antipsychotic Polytherapy No Better than Monotherapy for Bipolar Disorder. Medscape Psychiatry & Mental Health. Journal of Clinical Psychiatry on line September 7.

BRUNETTE M. Clozapine May Curb Cannabis Use in Schizophrenia Patients. April 6, 2011. 13th International Congress on Schizophrenia Research: Abstract 979673. March 2011. http://www.medscape.com/viewarticle/740345?src=mpnews&spon=12 Medscape Psychiatry & Mental Health.

CASTAÑEDA RAMÍREZ J J. CARDONA DEAZA J L. MIRANDA ROSERO H. FRANCO LONDOÑO J. Miocarditis por clozapina: reporte de caso y revision de tema. Revista Colombiana de Psiquyiatría. Vol 40, N° 1/2011.

CASTILLO A. Colegio Venezolano de Neuropsicofarmacología. Consideraciones Generales sobre el cambio de antipsicóticos. 2007-2008.  (www.neuropsicove.org/index.php?option=com_content&task=view&id=34&I).

Decs Descriptores en Ciencias de la Salud. Biblioteca virtual en salud. Clozapina.  http: //decs.bvs.br/cgi-bin/wxis1660.exe/decsserver/?IsisScript.

GIRGIS RR. PHILIPS MR. LI X. Clozapine for First Episode Schizophrenia: 9 Years Later. British J. Psychiatry 2011 Feb 3. http://www.medscape.com/viewarticle/739828?src=mp&spon=12

JANICAK P., DAVIS J., PRSKORN S., AYD F. Jr. William and Wilkins. Principles and Practice of Psychopharmacoterapy. 1993. p.97).

KESSING LV.; THANSEN AF.; MOGENSEN UB.; ANDERSEN PK. Treatment with Antipsychotics and the Risk of Diabetes in Clinical Practice. Br. J. Psychiatry 2010: 197: 266-271.

CITROME L. Which Antipsychotics are Metabolically safest?  http://www.medscape.com/viewarticle/733130

LAREDO L. VARGAS E. BLASCO A. y otros. Risk of Cerebrovascular Accident and Use of Antipsychotics: Discussion. Journal of the American Geriatrics Society. 2011. http://www.medscape.com/viewarticle/746722_4   

LIEBZEIT K., MARKOWITZ J., CALEZ CH. Diabetes y antipsicóticos atípicos ABC 2001 Nov. 11. 14-4-2001. www.psiquiatria.com/articulos/psicosis/3226/

NICOLINI H. La farmacogenética Esperanzas y Riesgos, Salud Mental, junio, año 2001/vol 24 número 003. Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de La Fuente. Distrito Feceral. México pp 1-2 (redalyc.mx/pdf/582/58232401.pdf)]

PARKER C.; COUPLAND C.; HIPPISLEY C.. Antipsychotic Drugs and Risk of Venous Thromboembolism: Nested Caso-Control Study; B.M.J. 2010. Medscape Psychiatry & Mental Health from British Medical Journal.

ROBERT HALES y otros. Fundamentos de Psiquiatría Clínica. (books.google.co.ve/books.google.co.ve/books/contrainclozapina).   

RONALD W PES y ERIC MASANA RONQUILLO. Manual de Psicofarmacología Básica. //books. Google. Care/books

 

SERRANO A,  EL FAKIH Y,  ARAPÉ Y, UZCÁTEGUI M,  RANGEL N,  BAPTISTA T. Frecuencia de síndrome metabólico en Pacientes tratados crónicamente con clozapina, Olanzapina o antipsicóticos típicos vol 54/N° 1 10 enero/junio 2008. Archivos Venezolanos de Psiquiatría y Neurología. 24.

VARGAS F. RIVAS C. y otros. IVIC Laboratorio de Fotoquímica.  . Fotodegradación de Fármacos y determinación de su fototoxicidad in Vitro 2001.

VARGAS F, TROPPER E, GAVIDIA J. Fotodegradación y fototoxicidad del Fármaco clozapina. Ciencia. Vol 9, No.1, 2001, pp 79-87.

WIKINSKI S. y JUFE G. El Tratamiento Farmacológico en Psiquiatría. Editorial Médica Panamericana. Primera edición 2005. Pp 70, 71, 89,  113-139, 172, 180, 279-285.

Winter/Spring 2005 triple i Central Nervous System Prescribin Guide. p.73).

 


Menu Principal
Perfil Profesional
Psiquiatria Forense
Psiquiatría de Enlace
Psiquiatría Para Estudiantes de Médicina
Prevalencia de las Disquinecias Tardías
Uso De Sustancias Adictivas En Pacientes De Psiquiatría De Enlace
Terapias Biológicas En Psiquiatría
Algunos Trabajos Tutoreados (Resumenes)
Tesis - Riesgo Suicida en los Médicos Cursantes de Postgrado en el Instituto Autónomo HULA
Tesis - Incidencia de Déficit Cognitivo y Demencia en pacientes sometidos a Reanimación Cerebro...
Tesis - Trastorno De Personalidad En Consumidores Compulsivos De Heroína Y Crack. Fundación José ...
Tesis - Sindrome de Desgaste Profesional en Estudiantes de Postgrado HULA


 






©Sanliz 2008