Urgencias Psiquiátricas

Prof. Jesús R. Sánchez L.


    Concepto: Se consideran urgencias psiquiátricas aquellas patologías mentales que ameritan una pronta intervención médica, ya que se encuentran en peligro la vida o la integridad física del paciente o de las personas que lo rodean. No constituyen  responsabilidad exclusiva del especialista, todo médico debe estar  preparado para enfrentarlas.
    Con mucha frecuencia ocurren en personas que se ven enfrentadas a situaciones que superan su capacidad de adaptación, también el miedo, la fatiga, y la ingestión alcohólica, pueden actuar como causantes o como desencadenantes de la emergencia.
    Cuando se realiza una buena atención de las urgencias psiquiátricas se tiene oportunidad de hacer profilaxis, ya que muchas veces se está logrando atención precoz de enfermos mentales.
    Hay períodos de la vida en que se facilita la aparición de crisis, son períodos de transición, se pueden manifestar de formas diversas, como  ira, agresividad, ansiedad, llanto, excitación, confusión, en casos muy graves intentos de suicidio.
    Elementos clínicos: Como en casi todas las enfermedades mentales la ansiedad y la depresión son los elementos afectivos mas importantes en las urgencias psiquiátricas.
    La ansiedad está presente en neurosis, inicio de algunas psicosis, cuadros tóxicos, abstinencia de alcohol u otras drogas,  hipertiroidismo, psicosis seniles, lesiones cerebrales, psicosis orgánicas.
    Se considera que la angustia puede ser normal y hasta cotidiana, cada persona tiene un límite para tolerar la ansiedad, cuando ésta se presenta en forma de accesos agudos puede convertirse de por si en urgencia psiquiátrica.
    En la ansiedad aguda e intensa la facies del paciente puede expresar terror, éste puede mostrarse defensivo, solicita ayuda a gritos, presenta taquipnea y taquicardia, palpitaciones, vómitos, dolores corporales y temblores; otras personas pueden encontrarse con los ojos cerrados, relajados e inertes.
    En las crisis histéricas los pacientes son llevados al hospital acompañados por gran número de personas, en forma llamativa y aparatosa. Con frecuencia han sido desencadenadas  por disgustos, sustos u otras emociones que pueden considerarse traumáticas. El enfermo denota conductas histriónicas, como caídas sin causarse lesiones. Puede haber alteraciones de conciencia. La duración de la crisis es variable.
    El pánico homosexual ocurre en homosexuales latentes cuando deben compartir dormitorios con otros hombres, puede haber confusión mental y hasta episodios de fuga.
    Cuando el paciente presenta mucha angustia, una actitud médica de apoyo, orientación y firmeza es muy valiosa. Si se requiere tratamiento farmacológico son de elección los derivados benzodiazepínicos y las fenotiazinas.
    La depresión es  importante en: duelo normal, depresión neurótica, depresión psicótica, depresión sintomática. Resulta muy frecuente que la depresión esté involucrada en conductas suicidas, éstas son de las emergencias más temidas y mas comunes en la práctica psiquiátrica. Se distinguen: el suicidio, el intento suicida y el gesto suicida.
    Suicidio es toda muerte autoprovocada y buscada a través de autolesión.
    Intento suicida, es un acto efectuado en busca de la propia muerte pero que no logra su cometido.
    Gesto suicida, es un acto aparentemente suicida, que no logra la muerte, en realidad constituye una solicitud de ayuda.
    A pesar de que las conductas y las amenazas suicidas con mucha frecuencia son usadas con intenciones manipulativas de los demás, deben ser vistas con seriedad, ya que siempre señalan la necesidad de asistencia.
    Además de los cuadros depresivos otras enfermedades pueden determinar suicidio. Se pueden mencionar: esquizofrenia, alteraciones de la personalidad, epilepsias, alcoholismo, drogadicción; también personas que han sufrido reveses recientes en su vida pueden cometer actos suicidas.
    Cuando el paciente ha realizado un intento de suicidio, luego de tomarse las medidas médicas para preservar la vida se debe   prevenir la repetición del acto, ya que puede volver a intentarlo  de forma inmediata o mediata. Debe hacerse el diagnóstico de la posible patología psiquiátrica, referir de inmediato a la consulta externa psiquiátrica o a la sección de psiquiatría de enlace si el paciente se encuentra hospitalizado, para iniciar lo antes posible el tratamiento correspondiente.
Estadísticas nacionales señalan aumento progresivo de nuestra tasa de suicidios.
    La agitación psicomotriz con frecuencia está asociada a cuadros de agresividad, puede tener múltiples etiologías. En muchos casos es una forma de reaccionar ante el ambiente, el paciente puede sentir miedo.
    La agresividad lleva como fin irrespetar, ofender, provocar, o atacar, por lo que el agresivo es muy rechazado, con frecuencia la agresividad es consecuencia de la ira y puede llevar al homicidio.
    Los estados confusionales pueden en ocasiones acompañarse de combatividad y excitación; también los esquizofrénicos y los psicóticos afectivos pueden mostrarse excitados y agresivos.
    La intoxicación alcohólica aguda puede manifestarse por agresividad, igual puede suceder en la intoxicación por otras drogas psicotrópicas.
    Tratamiento: Para realizar un buen tratamiento es necesario haber hecho un diagnóstico correcto y rápido; la palabra es de importancia fundamental, deberá usarse, bien sea con intención comprensiva, persuasiva, o imperativa. Cuando la palabra no ha logrado su cometido, en muchos casos debe recurrirse a la fuerza física, la que debe tener como razón fundamental la protección del paciente. Para contener físicamente a un paciente, más aún si presenta excitación psicomotriz o agresividad, se requiere la presencia de por lo menos cinco personas fuertes junto al médico, muchas veces el paciente no ofrece resistencia al ver el número de personas. Los acompañantes deben permanecer en silencio, el médico al hablar debe hacerlo en voz clara, baja pero inteligible, convincente, tanto para aceptar la hospitalización como el tratamiento farmacológico sedante, que se administra oral o parenteral según las condiciones del enfermo.
    Si nos encontramos ante un esquizofrénico, para evitar malas interpretaciones el lenguaje debe ser simple y concreto.
    En los estados confusionales el paciente debe permanecer en cama, si es posible sin contención mecánica, pero con vigilancia permanente para evitar accidentes o suicidios. El ambiente debe ser tranquilo, con pocos cambios en las personas que se ocuparán de su cuidado. La iluminación debe ser moderada, se debe mantener una hidratación adecuada, se deben controlar con frecuencia  los signos vitales, si resulta necesario se debe alimentar con sonda, el paciente se debe mantener aseado. Se pueden usar neurolépticos con intención sedante,  en algunos casos puede ser oportuno tratamiento electroconvulsivo. Si el estado confusional es postictal epiléptico, puede usarse  medicación anticonvulsiva. En algunos pacientes con agitación psicomotriz y agresividad, podemos obtener buenos resultados al usar barbitúricos de acción ultracorta, o benzodiazepinas, o  neurololépticos sedantes, por vía endovenosa o intramuscular; aunque los psiquiatras lo usamos poco, es necesario recordar que el droperidol (dehidrobenzperidol) puede ser de gran utilidad. Cuando ya hemos logrado tranquilizar al paciente, se puede recurrir a hospitalización psiquiátrica, previa conversación con los familiares para información y orientación, lo que además debe perseguir que la familia se convierta en factor de recuperación y apoyo, no de rechazo como suele ocurrir en múltiples oportunidades.
        En las reacciones histéricas (disociativas o conversivas) se logran resultados dramáticos al emplear maniobras de sugestión, una vez que la crisis ha desaparecido debe enviarse para control especializado, ya que estos casos necesitan atención y no rechazo.
        En pacientes delirantes agudos como consecuencia del uso de psicodislépticos debe recurrirse al uso de fenotiazinas o butirofenonas y a vigilancia cercana por parte de personal entrenado.  

 


Menu Principal
Perfil Profesional
Psiquiatria Forense
Psiquiatría de Enlace
Psiquiatría Para Estudiantes de Médicina
PRIMERA PARTE
Capitulo I
Capitulo II
Capitulo III
Capitulo IV
SEGUNDA PARTE
Capitulo I
TERCERA PARTE
Capitulo I
Capitulo II
Capitulo III
Prevalencia de las Disquinecias Tardías
Uso De Sustancias Adictivas En Pacientes De Psiquiatría De Enlace
Terapias Biológicas En Psiquiatría
Algunos Trabajos Tutoreados (Resumenes)
Tesis - Riesgo Suicida en los Médicos Cursantes de Postgrado en el Instituto Autónomo HULA
Tesis - Incidencia de Déficit Cognitivo y Demencia en pacientes sometidos a Reanimación Cerebro...
Tesis - Trastorno De Personalidad En Consumidores Compulsivos De Heroína Y Crack. Fundación José ...
Tesis - Sindrome de Desgaste Profesional en Estudiantes de Postgrado HULA


 






©Sanliz 2008