Trastornos Generalizados del Desarrollo
(Prof. Jesús R. Sánchez Lizausaba)
    “Se trata de un grupo de trastornos caracterizados por alteraciones cualitativas  de la interacción social, de las formas de comunicación y por un repertorio repetitivo, estereotipado y restrictivo de intereses y actividades. Estas anomalías cualitativas son una característica generalizada del comportamiento del individuo en todas las situaciones, aunque su grado puede variar. En la mayoría de los casos el desarrollo es anormal desde la primera infancia y sólo en contadas excepciones, las anomalías se manifiestan por primera vez después de los cinco años de edad. Es habitual, aunque no constante, que haya algún grado de alteración cognoscitiva general, aunque estos trastornos están definidos por la desviación del comportamiento en relación a la edad mental del niño”.
    Antes se designaban como psicosis de la niñez. En la consulta externa psiquiátrica del IAHULA, durante 1982, entre los pacientes que asistieron por primera vez, este diagnóstico fue hecho en el 0,09% que corresponde al 0,77% del total de psicosis diagnosticadas. Durante 1995 hubo 1 caso en la consulta externa del HULA, que representa el 0.12% de las primeras consultas del año.
Autismo infantil (F84.0): “Se trata de un trastorno generalizado del desarrollo definido por la presencia de un desarrollo alterado o anormal, que se manifiesta antes de los tres años y por un tipo característico de comportamiento anormal que afecta a la interacción social, a la comunicación y a la presencia de actividades repetitivas y restrictivas. Es más frecuente en varones que en hembras”.
    No existe respuesta a las emociones de los demás, el comportamiento no se amolda al contexto social, hacen uso escaso de los signos sociales convencionales, evidente falta de reciprocidad socioemocional. El humor es lábil, por lo que pueden llorar en forma inconsolable o reír sin causa aparente. Nunca miran de frente al interlocutor; no participan en juegos cooperativos, al crecer pueden correr con otros niños, pero esta aparente sociabilidad es superficial. La adquisición del lenguaje es tardía, en ocasiones puede no dominarse nunca. No utilizan el lenguaje para una función social, exhiben poca creatividad y fantasía. No logran modulación de la comunicación y se encuentran ausentes los gestos acompañantes a la comunicación verbal. Hay  ecolalia frecuente, usan de manera inadecuada los pronombres y tienen dificultad para el manejo de la gramática. El pensamiento abstracto se encuentra ausente o es rudimentario
    La actividad es restrictiva, repetitiva,  estereotipada, rutinaria. Presentan gran resistencia a los cambios de la rutina cotidiana o de los detalles del entorno personal.
    Aunque sus respuestas a los estímulos sensoriales son anormales, principalmente a los estímulos auditivos, demuestran interés por la música.
    En el autismo pueden darse todos los niveles de CI, hay un retraso mental significativo en el 75% de los casos. Casi siempre resulta necesario recurrir a educación especial.   La evolución es crónica, la complicación mayor son convulsiones  por lesiones cerebrales subyacentes. Algunos casos se pueden asociar con condiciones orgánicas conocidas como la rubéola materna. Es una enfermedad rara, más común en varones de clase social alta. (Autismo infantil. Síndrome de Kanner. Psicosis infantil. Trastorno autístico).
    Autismo atípico (F84.1): El desarrollo anormal o alterado se presenta sólo después de los tres años de edad. No se encuentran alteradas todas las áreas (social, comunicacional, conductual) como ocurre en el autismo. Suele presentarse en individuos con retardo mental profundo o con trastornos específicos del desarrollo de la comprensión del lenguaje (Retraso mental con rasgos autísticos. Psicosis infantil atípica).
    Síndrome de Rett (F84.2): Se ha descrito sólo en niñas, su causa es desconocida. Ocurre una pérdida parcial o completa de capacidades manuales adquiridas y del habla, retraso en el crecimiento de la cabeza. Aparece entre los siete meses y los dos años de edad. Se observan estereotipias que consisten en retorcerse las manos e hiperventilación. El desarrollo social y lúdico se detiene en el segundo o tercer año, con conservación del interés social. Durante la infancia suelen desarrollarse ataxia y apraxia del tronco, que se acompañan de escoliosis o cifoescoliosis y algunas veces de movimientos coreoatetósicos. Es frecuente que durante la infancia aparezcan crisis epilépticas.
    Otro trastorno desintegrativo de la infancia (F84.3): “Se trata de un trastorno profundo del desarrollo, definido por una etapa previa de desarrollo normal antes del comienzo del trastorno, por una fase bien definida de pérdida de capacidades previamente adquiridas, que tiene lugar en el curso de pocos meses y que afecta como mínimo a varias áreas del desarrollo, junto con la aparición de anomalías típicas del comportamiento social y de la comunicación. Con frecuencia hay un período prodrómico de la enfermedad poco definido, durante el cual el niño se vuelve inquieto, irritable, ansioso e hiperactivo, a lo que sigue un empobrecimiento y una pérdida del lenguaje y el habla, acompañado por una desintegración del comportamiento. En algunos casos la pérdida de capacidad tiene una progresión continua, pero con mayor frecuencia el deterioro progresa sólo por unos meses, se estabiliza y más tarde tiene lugar una mejoría limitada. El pronóstico es malo en general y la mayoría de los individuos quedan afectados  de retraso mental grave.
    El diagnóstico se basa en la presencia de un desarrollo aparentemente normal hasta al menos los dos años, seguido por una clara pérdida de capacidades previamente adquiridas, la cual se acompaña de un comportamiento social cualitativamente anormal.”
Se pueden presentar estereotipias motoras, hiperactividad y automutilación. Hay disminución de las respuestas afectivas


apropiadas, así como aparición de ansiedad excesiva. Se encuentra hiper o hiposensibilidad a los estímulos sensoriales. Se presentan ideas o fantasías bizarras. Se trata de una enfermedad muy rara, más frecuente en varones que en hembras. El curso es crónico y resulta muy incapacitante, se encuentra alterado el funcionamiento independiente del paciente. En muchos casos puede considerarse consecutiva a enfermedad encefálica como encefalitis sarampionosa. La educación especial resulta necesaria (Psicosis desintegrativa. Síndrome de Heller. Dementia infantilis. Psicosis simbiótica).
 


Menu Principal
Perfil Profesional
Psiquiatria Forense
Psiquiatría de Enlace
Psiquiatría Para Estudiantes de Médicina
PRIMERA PARTE
Capitulo I
Capitulo II
Capitulo III
Capitulo IV
SEGUNDA PARTE
Capitulo I
TERCERA PARTE
Capitulo I
Capitulo II
Capitulo III
Prevalencia de las Disquinecias Tardías
Uso De Sustancias Adictivas En Pacientes De Psiquiatría De Enlace
Terapias Biológicas En Psiquiatría
Algunos Trabajos Tutoreados (Resumenes)
Tesis - Riesgo Suicida en los Médicos Cursantes de Postgrado en el Instituto Autónomo HULA
Tesis - Incidencia de Déficit Cognitivo y Demencia en pacientes sometidos a Reanimación Cerebro...
Tesis - Trastorno De Personalidad En Consumidores Compulsivos De Heroína Y Crack. Fundación José ...
Tesis - Sindrome de Desgaste Profesional en Estudiantes de Postgrado HULA


 






©Sanliz 2008