LAS DROGAS ANTIANDRÓGENAS

LAS DROGAS ANTIANDRÓGENAS

    No tengo conocimiento de que en nuestro medio estas terapias se hayan usado en psiquiatría; sin embargo, es conveniente conocer  acerca de ellas y meditar acerca del problema de ética médica y ciudadana que su empleo o no, conlleva.

   Las terapias biológicas de los delincuentes sexuales han incluido  castración quirúrgica, inyección intramuscular de medroxiprogesterona, o administración oral de ciprosterona. Cirugía cerebral también ha sido intentada. Debe considerarse el riesgo de violación de los derechos humanos al obligar a este tratamiento, pero debe considerarse también la protección de víctimas potenciales (Berlin F. and Meinecke C. 1981).

   Según Córdoba O. y Chapel J. (1983) el tratamiento antiandrógeno para los delincuentes sexuales ha sido practica­do con éxito,  es posiblemente la forma clínica más adecua­da para el manejo de estas personas, de esta manera la sociedad está más protegida y dispuesta a aceptarlos. Las drogas antiandrógenas ofrecen una alternativa de tratamiento farmacológico que es efectiva biológicamente.  Dos prepara­ciones antiandrógenas están en uso, la ciprosterona (50 a 200 mg/día), que es un esteroide sintético antiandrógeno, que actúa por bloqueo hipotalámico y en los órganos recepto­res andrógenos. Se ha probado su efectividad en el trata­miento de varones hipersexuales, porque reduce la líbido y la erección, con inhibición gradual de la espermatogénesis, hasta que se alcanza ausencia de eyaculación; la biopsia testicular de hombres que la han recibido señala daño mínimo, con espermatogénesis alterada, pero sin Fibrosis. La remisión ocurre al suspender el tratamiento.

   La medroxiprogesterona  disminuye la actividad de las células de Leiydig, con la consecuente disminución en la producción de testosterona, y probable bloqueo de los recep­tores de testosterona en el órgano. Se ha demostrado también que induce síntesis proteica enzimática de la reductora hepática de la testosterona, lo que se traduce en un aumento de la remoción de la testosterona de la sangre. Se obtiene así, reducción en la potencia y en la eyaculación cuando la medroxiprogesterona es administrada en cantidad suficiente y, disminución considerable de los niveles de testosterona. Se recomiendan 300 mg. IM los días 1, 10 y 20 de cada mes. La terapia antiandrogénica ha probado ser un modo efectivo para el manejo de pacientes con desviaciones sexuales. El control se mantiene sólo mientras el tratamiento es adminis­trado y no cambia la orientación sexual.

   La medroxiprogesterona parece que también actúa centralmente sobre el cerebro, ya que  al incrementar las dosis ocurre una disminución de las fantasías sexuales. Tratamien­to psiquiátrico es proporcionado junto con la medicación. La mayoría de los hombres son hospitalizados durante la fase inicial del tratamiento.

Los principales efectos colaterales descritos para la medroxiprogesterona son: aumento de peso, discreto letargo, sudoración fría, pesadillas, disnea, hipoglicemia, hipogona­dismo, calambres en las piernas. No produce apariencia femenina en los hombres. La presentación de 100 mg/ml. de acetato de medroxiprogesterona tiene una alta aceptación biológica y es menos dolorosa que la de 400 mg./ml.(Berlin F. and Meinecke C. 1981).

    Kuhn et al en 1998 (citados por Jacoby R) comunicaron un caso en el que luego de varias intervenciones el acetato de medroxiprogesterona fue eficaz para modificar la conducta hipersexual de un paciente con enfermedad de Alzheimer, cuyo comportamiento inapropiado estaba causando graves problemas en el centro donde había ingresado. Nadal y Allgulllander en 1993 (citado por Jacoby R.) informan del éxito con el uso de ciprosterona en una paciente con enfermedad de Pick y masturbación intratable, el efecto beneficioso fue lento y persistió al retirar la medicación después de cinco meses (Jacoby R.).

METYRAPONE

    Investigadores canadienses han señalado que usando metyrapone para bajar los niveles de cortisol antes de recuerdos negativos, puede disminuir la fuerza emocional de ese recuerdo, con efectos duraderos, la memoria neutral queda intacta (Marie- France Marin 2011).
Cortisol se relaciona con memoria del estrés, involucrada en recuerdos y memoria. Estudios animales han señalado que cada vez que se recuerda el trazo de memoria es inestable y puede ser alterado.
Lo novedoso es la habilidad para reducir memorias negativas, específicamente para reducir los niveles de cortisol. Metyrapone disminuye los niveles de cortisol, los efectos persisten hasta cuatro días después. Es una esperanza farmacológica potencial para tratamiento farmacológico de memorias dolorosas en pacientes con Trastorno de Estrés Post-traumático.

    Metyrapone bloquea la síntesis de cortisol inhibiendo la 11betahidroxilasa. 

 


Menu Principal
Perfil Profesional
Psiquiatria Forense
Psiquiatría de Enlace
Psiquiatría Para Estudiantes de Médicina
Prevalencia de las Disquinecias Tardías
Uso De Sustancias Adictivas En Pacientes De Psiquiatría De Enlace
Terapias Biológicas En Psiquiatría
Algunos Trabajos Tutoreados (Resumenes)
Tesis - Riesgo Suicida en los Médicos Cursantes de Postgrado en el Instituto Autónomo HULA
Tesis - Incidencia de Déficit Cognitivo y Demencia en pacientes sometidos a Reanimación Cerebro...
Tesis - Trastorno De Personalidad En Consumidores Compulsivos De Heroína Y Crack. Fundación José ...
Tesis - Sindrome de Desgaste Profesional en Estudiantes de Postgrado HULA


 






©Sanliz 2008